miércoles, 1 de febrero de 2012

Vaya cruz!


Soy creyente. Soy anticatólico desmarcado. Y mis ideales no intervienen ni en la vida ni en la economía de un país.
La religión es privada. Viva la religión de cada uno! 
Dejemos de apoyar a religiones en cuyas líneas existe la pederastia, el engaño y las malversaciones y que han dividido al mundo de los seres humanos con guerras y muerte. 

Apostaten. A mi me llevó hacerlo media hora. Ahora ya estoy "libre de pecado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario